principal articulos reportajes informes opinion mapa_del_web

 Anexo año 2022 del 'Corpus Cavernario Mayoricense'    

Abrir.pdf

Esta nueva entrega de ajustes a la sistemática documentadora de los subterráneos de Baleares cuenta, en lo referido a la isla de Mallorca, con la particularidad de corresponderse al ya casi postrero intento de cualificar una trayectoria exploratoria y documentadora iniciada por una generación ahora más preocupada en legar bienes materiales a la descendencia que obras imposible de acabar.  Claro que "los viejos roqueros" aguantarán siempre lo aguantable, pero eso no alcanza apenas sino nada más allá de lo imprescindible. Por otra parte la ingente acumulación de datos y otros materiales todavía sin publicar pone en la disyuntiva de la pérdida irreparable, en unos tiempos en que todo es relativo salvo la certeza del implacable relevo de los mucho más jóvenes, cabe suponer que mejor preparados, más agobiados y quizá menos osados.

Publicar los miles de miles de imágenes o reportajes fotográficos, de planos altimétricos y planimétricos, de otras tantas representaciones en forma de dibujos y de no pocas informaciones documentales puede hacerse, todavía, si media capacidad, talento y... necesidad.  Aunque la miel sea mucha y las moscas pocas.

Un poco con intención monográfica, esta WEB del CCM: "Cuevas y Simas de Mallorca" documenta la cueva-sima de Camp Duai en sus distintos aspectos esenciales, aportando en el PDF de INFORMES la representación planimétrica, perfiles altimétricos y texto correspondiente, además de la colección fotográfica correspondiente a las hasta hace poco inéditas extensiones de este subterráneo del municipio mallorquín sita en Sant Llorenç des Cardassar y alrededores. Antro seguramente merecedor de eficaz protección institucional, con todo y que nadie está en condiciones de saber hoy en día si sobre tal necesidad conservacionista será peor el remedio que la enfermedad, dada la bochornosa realidad al respecto, en manos de actores que quisiéramos no suponerlos  incompetentes sino errados en la aplicación de políticas institucionales y/o académicas fatalmente inadecuadas en orden a la debida protección real del medio, su contenido y demás estimables valores culturales de consideración humana, en lugar de blindajes a ultranza, represiones inquisitoriales y abusos de frecuentaciones indebidas a cargo de los propios teóricos gestores-guardianes del monumento.

En las viñetas ilustrativas de más arriba y en las que siguen abajo, la variabilidad, intensidad, específica particularidad y espectaculares formas existentes en el monumento natural delimitan manifestaciones fenomenísticas susceptibles de sesudas deducciones interpretativas, dignas del laboratorio de un intelectualmente bien armado científico. Las dos superiores mostrando arracimados cristales afectados de óxido férrico en el primer caso y en el segundo el mismo tipo de translúcidos poliedros cristalinos con leves reflejos del soporte. Sigue a continuación una secuencia de típicas alabeadas láminas, ribeteadas por óxido de hierro y azufre o bien limonita. En la imagen superior de la derecha mostrando cúmulo de pináculos de arcillas calcificadas, afectados por el goteo cenital que los erosiona. Justo en la imagen de por debajo se aprecian cristales romboédricos casi sueltos de la matriz.

Por debajo de estas líneas de texto, queda a la izquierda el localizado intenso proceso corrosivo de esa generalizada especie de eflorescencias dendroides que cubre toda la parte profunda del subterráneo. Se trata de limpio "corte de cuchilla" mostrando las bandas estratigráficas de la conformación sedimentaria, atravesando la juntura entre dos  pináculos y por donde intenso fluido de CO2 en la angostura se abrió paso a costa de la blanca epidérmica eclosión espeleotemática y de la roca sobre la que se conformó el fenómeno.

Las iluminadas formaciones globulosas de color limonítico, apreciables a la derecha, son una constante en diversas zonas de la caverna, coloreadas de diversas maneras por los correspondientes minerales de cada lugar. En otros sectores abundando la intrincada proliferación de excéntricas en cualquier dirección, proporción, transparencia de color y recrecimiento estalactítico pendiendo a veces del entramado que atento observa X. Macías en la oportuna fotografía de L. Ramírez. Sin poderse olvidar, para quienes inicialmente se internaron en este recóndito y preocupante blanco infierno por ello innominado Es Patiment en función de obligar a transitar por tan denso laberinto de pináculos y otras delicadísimas formaciones cenitales, de las que nadie quisiera hacerse responsable sobre los inevitables destrozos o las meras embarradas pisadas del visitante.

En el tríptico de las imágenes captadas por Laura Pérez, redunda la antes expresada preocupación de quienes se ocuparon en realizar el plano y perfiles en alzada de la caverna, al verse en la necesidad de atravesar tal complejo de dificultades topográficas sin dañar el paisaje interno. El simple hecho de permanecer de pie durante tantas laboriosas horas dedicadas cada día a las mediciones, dibujo y fotografías representó cada instante intentar no tocar nada para evitar romper o bien ensuciar algo esencialmente inmaculado, aparte de evitar perder ocasionalmente el equilibrio por malestar de contractura en los músculos gemelos de espeleólogos por lo común bastante acostumbrados a largas caminatas por las altas serranías mallorquinas.

Finalmente aquí, sin agotar ni mucho menos la temática, esta lámina colgante de la muy desmenuzada roca detrítica del Burdigaliense produce por efecto de la disolución del Dióxido de Carbono, en su extremidad inferior, la fase transmutante  que da lugar a la estalactita terminal, similar a las vecinas, todas ellas generadas por los carbonatos, metaloides y margas areniscosas contenidas en el cemento miocénico y clastos leptoclásticos del imbricado estrato triásico.

jaencinas.ccmallorca@gmail.com